Deja un comentario

SEPTIEMBRE

????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Leía hace poco en una revista, que el verano se acaba (oficialmente el 21 de septiembre) en el momento en el que guardas las chanclas en lo alto del armario. Y no le faltaba razón pero seguramente cada uno tenga su ritual con el que de por concluido la estación más calurosa del año. El momento de volver a la oficina (quién tenga la suerte). El primer día, después de mucho tiempo, en el gimnasio. Volver a pedirse un café sin el apellido del tiempo. Aparcar a bastante distancia de casa. Volver a cenar los viernes en el casal…

Y es que si estos primeros días post-vacacionales sirven para volver a madrugar, a reencontrarse con los compañeros de clase o para que las siestas vuelvan a su duración legal, por supuesto que las comisiones, igual que el resto, vuelven a su día a día. Vuelven las reuniones, las cenas entre cacaos y olivas cada 7 días y poco a poco las actividades falleras empezarán a llenar nuestros fines de semana. Nos quedan 5 meses para volver a sacar las camisetas de manga corta, que estos días guardaremos, para ir a ver alguna mascletà y eso se pasa volando.

Cuando nos demos cuenta estaremos en medio de una presentación, viendo peinetas por las calles y sobretodo empezaremos a ver color en los talleres. Se acabó entrar y sólo ver blanco o ninots envueltos en propaganda de MediaMarkt. La cuenta atrás ha empezado y eso se nota sobre todo en las conversaciones de taller a la hora del almuerzo los sábado por la mañana.

Se va el verano, pero viene el otoño como seguro que vienen las horas de casal. Esas que se pasan de dos en dos mientras se preparan las últimas actividades del año. Todavía nos queda la mitad del camino, pero ya os digo que lo que queda es todo cuesta abajo, mucho más llevadero y sobretodo que lo andaremos a mayor velocidad. Si miramos hacia atrás aún vemos la silueta del monumento pasado, pero si miramos hacía delante (como se debe hacer) ya nos imaginamos el del 2014 plantado en medio de la calle.

Disfrutemos de lo que nos queda, vayamos poco a poco arrancando hojas al calendario fallero, que de repente se nos llena de actividad y en el que a partir de ahora pocos fines de semana habrán libres. Algunos incluso tendremos que dividirnos o decidirnos por algún acto dejando otro de lado, pero eso es algo inevitable y que tiene hasta su punto de gracia.

De golpe se llenarán las redes sociales de fotos relacionadas con las Fallas, cómo a principio de junio se llenaban con fotos de pies en la playa para decirnos que había empezado el verano, esa estación que se acaba en el momento que vuelvas a bajar al casal para recoger la lotería del mes de septiembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: